martes, 19 de marzo de 2013

La espalda al desnudo



Siempre por algo se empieza. Los grandes esfuerzos comienzan con un pequeño movimiento, las caminatas comienzan con un paso que nos pone en la puerta de calle y las transgresiones comienzan con una espalda: el primer desnudo en la historia del cine argentino en la película El angel desnudo. La película fue dirigida por Carlos Hugo Christensen en el año 1946, realizador también de otros films como Un Ángel sin pudor (1953) y  Enigma para demonios (1975) entre muchas otras películas creadas entre Argentina y Brasil.



El ángel desnudo llego a las salas con todo el revuelo que una espalda desnuda en tamaño pantalla cinematográfica podía traerle. La historia de un millonario que, desesperado por la perdida de su fortuna, ¿empuja? a su hija a las manos de un escultor interesado en ¿trabajar sobre el cuerpo de la chica? a cambio del vil metal, conforma un drama coronado con unos segundos finales de la piel de la protagonista, Olga Zubarri. Vale también aclarar, como para subir la apuesta transgresora, que la actriz tenía casi 18 años, pero que aun no los tenía.


Ahora no me queda otra que seguir en una próxima entrada con “el primer desnudo completo” del cine nacional… y bueno, completar el circulo de lo políticamente correcto agregando también los desnudos masculinos. Ser políticamente correcto es un trabajo de tiempo completo, no queda otra. Pero después de todo siempre hay una trasgresión primera, que siempre es incorrecta, y con el tiempo se vuelve la norma. Por ahí al tratar de ser políticamente correcto… ¡soy yo también un trasgresor módico por añadidura! Mejor dejo todo esto, es más difícil de lo que pensaba.



No hay comentarios:

Publicar un comentario