martes, 19 de marzo de 2013

Algo de color, algo de historia, algo de blanco y de negro


Todo es un posible post en un blog. Cualquiera que escriba en uno lo sabe e intuye que todas sus acciones, todo lo que haga, cualquier cosa que vea tendrá repercusiones en forma de un escrito internautico. Pero no solo de sus acciones llegan los temas sobre los que puede escribir. A veces llegan de casualidad. De la casualidad no tengo mucho por decir, llega de cualquier forma, y es por eso que no me gusta limitarme a ningún tema. Hay que dejarle lugar al azar, aunque esto traiga sus problemas, después de todo la especialización tiene sus ventajas porque actúa como filtro.

Quedan también las listas. De las listas tampoco tengo mucho para decir, aunque si manejo dos de ellas. Una lista con cosas por hacer y otra con temas que me interesan para poder revisarlos en algún momento. Hoy voy sobre un tema que tengo desde hace mucho en la segunda lista: ¿una foto en color que no nos gusta mejora al ser convertida en blanco y negro (BYN)?
Un alto antes de continuar con el tema. Las elecciones que se hacen al tomar una fotografía son muchas, y las elecciones que se hacen al momento de elegir cual y como mostrarla son otras muchas decisiones mas. No quiero hacer con esto un juicio de valores al estilo “te compras una cámara y te haces el artista, usas blanco y negro, hipster cagon te vamos a correr”. Aunque muchas líneas del tema puedan ir hacia ese lado, no es mi intención. Parto más bien desde una frase que siempre me pareció escuchar en lo cotidiano, o una frase que vi más de una vez en discusiones por distintos foros. Siempre creí escucharla o creí verla, aunque es posible que este lugar común me lo inventara yo solo, o no, quizás el lector sabrá confirmarme si alguna vez se choco con una frase similar a la que trato de sacar ahora de mi lista.
Bien, no tengo idea por donde comenzar. Imagino que por algo histórico, siempre es útil. No voy muy atrás en la historia de la fotografía con los experimentos sobre materiales fotosensibles o mucho más atrás con el concepto de cámara obscura. Me alcanza con decir que el celuloide en BYN se utiliza desde finales del siglo XIX. Y que la fotografía color, una vez mas hablando de un uso mas general y no pruebas particulares, despego en la primera mitad del siglo XX. En todo este lapso de tiempo, con la invención de estas nuevas posibilidades hubo varios quiebres en el mundo del arte. Alcanza con decir para esta rápida revisión del tema que artes como la pintura y el dibujo, tradicionalmente encargadas de entregar un reflejo de la realidad se “liberaron” de esta carga –me permito las comillas por lo, una vez mas, superficial del recuento- entregando esa responsabilidad a la fotografía que llega del brazo de la ciencia y una idea mas refinada de la “objetividad” -otra vez comillas-.
¿Qué otra cosa me puede ser útil en todo este asunto? Me gusta la idea de los recuerdos y los sueños. Saber si los recuerdos y los sueños vienen en colores o en BYN puede ser también útil. Y una cosa más sin dudas nos puede servir, el conocer más o menos como va el mercado con este asunto, el lado comercial de la fotografía. Después de todo, las libertades que tenemos sobre lo que vemos y como vamos a verlo siempre parecen muchas, pero nunca son tantas. Pero dejo todo eso y algunas ideas ya más sobre el asunto para la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario